Sitio Web Recomendado

Cansado de los mismos temas espirituales?Visita un sitio de gran contenido,solo haz click sobre la imagen

martes, 30 de noviembre de 2010

Lección 14 Cuerpo, Alma y Espíritu

 
El Momento de la Verdad
Autor: Cyberspace Ministry
 


Oremos:
Padre nuestro,
Te agradecemos por habernos guiado en el estudio de Tu Palabra, guiándonos por el camino de la verdad.
Te agradecemos de igual manera por ayudarnos a poner en práctica lo que nos has enseñado en el Libro Sagrado.
Hoy, quisiéramos estudiar sobre la naturaleza del hombre. ¿Tenemos un alma inmortal? ¿Cuál es la diferencia entre alma y espíritu?
Que la presencia de Tu Santo Espíritu nos acompañe. En el nombre de Jesús oramos.
Amén.
 
 Salmo 144:3 Comentario
Oh Jehovah, ¿qué es el hombre para que pienses en él? ¿Qué es el hombre?
¿De qué está hecho?
¿Hay una parte de él que es inmortal?
Estas son preguntas que han intrigado a los hombres por siglos. Pero la Biblia puede contestarlas de forma precisa y satisfactoria.
Comprender la enseñanza de esta lección es esencial para poder comprender la siguiente, que nos hablará del estado de los muertos.
 

1 Tesalonicenses 5:23 Comentario
Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; que todo vuestro ser - tanto espíritu, como alma y cuerpo - sea guardado sin mancha en la venida de nuestro Señor Jesucristo. Notemos que estamos hechos de tres elementos esenciales:
El cuerpo (en hebreo: «basar»; en griego: «soma»).
 
El espíritu (en hebreo: «ruach»; en griego: «pneuma»).
 
El alma (en hebreo: «nephesh»; en griego: «psuche»).
Ahora, ¿en que consiste cada uno de estos tres elementos?
 
 
1 Corintios 15:47 Comentario
El primer hombre es de la tierra, terrenal. Primero, hablemos del cuerpo.
La Biblia con frecuencia habla de cómo fue tomado de la tierra. Por lo tanto, nuestro cuerpo está formados de materiales que encontramos en la tierra: oxígeno, hidrógeno, calcio, hierro, fósforo, etc.
Esta asombrosa combinación, dotada de la capacidad de amar y razonar, es definitivamente ¡la corona de la creación!
Salmo 10:18
(...) a fin de que el hombre de la tierra no vuelva más a hacer violencia.
 
 
Génesis 3:19 Comentario
Porque polvo eres y al polvo volverás. «Polvo» y «ceniza» son otros de los términos empleadoes en la Biblia para describir el cuerpo, recordándonos, desde el principio, que fuimos tomados de la tierra.
Salmo 103:14
Porque Él [Jehová] conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo.
Génesis 18:27
He aquí, ya que he comenzado a hablar con mi Señor, a pesar de que soy polvo y ceniza (...).
 
 
Números 16:22 (RVR 1995) Comentario
Dios, Dios de los espíritus de toda carne (...). El segundo elemento de nuestro ser es el espíritu, también llamado «aliento» o «hálito» o «soplo» (de hecho, el término griego para espíritu es «pneuma», raíz que significa «soplo», como en la palabra «neumático», por ejemplo).
El espíritu es el aliento de vida dado por Dios. Cuando el cuerpo inerte recibe este aliento, comienza la vida; por el contrario, al momento de la muerte, el espíritu abandona el cuerpo y regresa a Dios.
Entoncés, el espíritu es la fuente de vida y energía de todo ser viviente.
 

Génesis 7:15 (RVR 1995) Comentario
Entraron, pues, con Noé en el arca, de dos en dos, de todo ser en que había espíritu de vida. El espíritu, es decir, el aliento de vida, es lo que dá vida a todas las criaturas vivas. Proceden de la misma fuente de vida tanto para los hombres como para los animales.
Podemos comparar al espíritu con una corriente eléctrica que distribuye energía a toda una ciudad.
Eclesiastés 3:19
Porque lo que ocurre con los hijos del hombre y lo que ocurre con los animales es lo mismo: como es la muerte de éstos, así es la muerte de aquéllos. Todos tienen un mismo aliento.
 
 
Job 33:4 Comentario
El Espíritu de Dios me hizo; el aliento del Todopoderoso me da vida. Cuando un cuerpo inerte recibe el aliento de Dios (o espíritu), se inicia la vida.
Apocalípsis 11:11
Después de los tres días y medio el aliento de vida enviado por Dios entró en ellos [los dos testigos], y se levantaron sobre sus pies.
Ezequiel 37:5
Así ha dicho el Señor Jehovah a estos huesos:
«He aquí, Yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.»
 
 
Génesis 2:7 Comentario
Entonces Jehovah Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre llegó a ser un ser viviente. La unión del cuerpo y el espíritu constituyen un alma viviente.
Por lo tanto, el alma no es una entidad separada del cuerpo. El alma es el ser viviente en sí mismo.
Un alma viviente es creada cuando el aliento de vida de Dios entra en el cuerpo.
1 Corintios 15:45
Así también está escrito:
«El primer hombre Adán llegó a ser un alma viviente.»
 
 
Salmo 130:5 Comentario
Yo espero en Jehovah; mi alma espera. Como podemos ver, la palabra «alma» se utiliza para describir a un ser viviente.
Estos versículos nos demuestran que la palabra «yo» puede ser remplazada por «mi alma», y la palabra «nosotros» puede ser remplazada por «nuestra alma».
Ahora, si es cierto que el cuerpo más el espíritu se convierten en una alma viviente, veamos que sucede cuando el proceso es revertido...
Salmo 124:7
Nuestra alma escapó como un pájaro de la trampa de los cazadores. Se rompió la trampa, y nosotros escapamos.
 
 
Job 34:14,15 Comentario
Si [Dios] retirara Su espíritu y Su aliento, toda carne perecería juntamente, y el hombre volvería al polvo. Entoncés, cuando el alma viviente pierde el aliento de vida, queda solamente el cuerpo, privado de la vida, y vuelve al polvo.
Ahora, ¿a dónde va el aliento de Dios, el espíritu de vida?
Salmo 104:29,30
Les quitas el aliento, y dejan de ser. Así vuelven a ser polvo.
Envías Tu hálito, y son creados; y renuevas la superficie de la tierra.
 
 
Eclesiastés 12:7 Comentario
Es que el polvo vuelve a la tierra, como era; y el espíritu vuelve a Dios, quien lo dio. En el momento de la muerte, el espíritu, el aliento, simplemente vuelve a Dios quien lo ha dado para que exista la vida.
Eclesiastés 8:8
No hay hombre que tenga poder sobre el hálito de vida, como para retenerlo, ni hay poder sobre el día de la muerte.
Lucas 23:46
Entonces Jesús, gritando a gran voz, dijo: «¡Padre, en Tus manos encomiendo Mi espíritu!»
Y habiendo dicho esto, expiró.
 
 
Lucas 8:55 Comentario
Entonces su espíritu volvió a ella [la niña], y al instante se levantó. Como ilustración, comparemos al cuerpo a una bombilla apagada, el espíritu a la electricidad, y el alma a una bombilla encendida por la electricidad.
Cuando cortamos la electricidad, la bombilla encendida (el alma) deja de existir, porque la electricidad (el espíritu) lo ha abandonado. Sólo existe una bombilla apagada (el cuerpo sin vida).
Salmo 146:4
Su espíritu [del hombre] ha de salir, y él volverá al polvo.
 

 
 

Hebreos 7:8 Comentario
Aquí los hombres que mueren reciben los diezmos. En el momento de la muerte, el alma viviente deja de ser. El cuerpo regresa al polvo, y el espíritu, la energía de vida, regresa a Dios.
Pero, ¿es inmortal alguna parte del cuerpo humano?
Por largo tiempo se ha enseñado que el alma es inmortal; que continua después de la muerte, yendo al cielo, al infierno, o a algún otro lugar...
¿Es esta enseñanza bíblica?
Isaías 51:12
¿Quién eres tú para que temas al hombre, que es mortal?
 
 
Ezequiel 18:20 Comentario
El alma que peca, ésa morirá. La Biblia está clara en este punto: el alma es mortal.
Ningún hombre posee en sí mismo, desde su nacimiento, la inmortalidad.
Mateo 10:28
Más bien, temed a aquel que puede destruir tanto el alma como el cuerpo.
Santiago 5:20 (RVR 1995)
El que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma.
 
 
Salmo 78:50 Comentario
[Dios] no eximió sus almas de la muerte. Notemos en este último versículo, que la mortalidad del alma se aplica a todos los hombes, buenos o malos.
Entonces, ¿de dónde procede esta gran mentira que enseña que el alma es inmortal?
La respuesta dada por la Biblia le podría asombrar...
Ezequiel 13:19 (Sagradas Escrituras)
¿Habéis de profanarme (...) matando las almas que no deben morir, y dando vida a las almas que no deben vivir?
 
 Génesis 3:1-4 Comentario
[La serpiente] dijo a la mujer: «¿De veras Dios os ha dicho: “No comáis de ningún árbol del jardín”?»
La mujer respondió a la serpiente: «Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Pero del fruto del árbol que está en medio del jardín ha dicho Dios: “No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis.”»
Entonces la serpiente dijo a la mujer: «Ciertamente no moriréis.» Dios había advertido a Adán y a Eva que la desobediencia les causaría la muerte.
Pero la serpiente los engañó, haciéndoles creer que eran inmortales.
 

2 Corintios 11:3 Comentario
Pero me temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, de alguna manera vuestros pensamientos se hayan extraviado de la sencillez y la pureza que debéis a Cristo. Desde el principio hasta hoy, Satanás se las ha ingeniado para engañar a los hombres, haciéndoles creer que son inmortales.
Apocalípsis 12:9
(...) la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo.
 
 1 Timoteo 6:15,16 Comentario
(...) el Rey de reyes y Señor de señores; el único que tiene inmortalidad. Recordemos siempre: Dios es el único que tiene inmortalidad.
Por lo tanto, el hombre no es inmortal de nacimiento.
Pero, el mayor deseo de Dios es compartir Su inmortalidad con nosotros.
 

Génesis 2:17 Comentario
Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, ciertamente morirás. Dios creó al hombre como candidato a la inmortalidad.
Pero, por su desobediencia, el hombre rompió su conección con Dios, la única fuente de vida, y perdió así su acceso a la inmortalidad.
El hombre se hizo mortal.
Romanos 5:12
Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
 
 
Romanos 6:23 Comentario
Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro. Al dar Su vida por nosotros, Jesucristo nos ofreció la posibilidad de asirnos de la inmortalidad por fe.
Por consiguiente, la inmortalidad es condicional para la salvación en Jesucristo.
Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.
 

1 Juan 5:11-13 Comentario
Y éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en Su Hijo.
El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.
Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna. La inmortalidad es, entonces, el regalo de Dios a aquellos que se arrepienten de sus pecados y aceptan a Jesucristo como su Salvador personal y Señor de su vida.
 
 2 Timoteo 1:10 Comentario
Nuestro Salvador Cristo Jesús (...) anuló la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio. Recordemos: la inmortalidad existe sólo en Jesucristo.
Sin Él, permanecemos sujetos para la mortalidad, y así para la extinción eterna.
Romanos 2:6,7 (RVR 1995)
[Dios] pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en hacer el bien, buscan gloria, honra e inmortalidad.
 

Deuteronomio 30:19 Comentario
Llamo hoy por testigos contra vosotros a los cielos y a la tierra, de que he puesto delante de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición.
Escoge, pues, la vida. Esta es la invitación de Dios a cada uno de nosotros.
No somos inmortales por naturaleza. Pero depende enteramente de nosotros si heredamos la inmortalidad.
Podemos obtener la vida eterna por la fe en Cristo Jesús.
¿Por qué no hacerlo ahora, al orar?
 
 
Pidámosle a Dios que nos conceda la vida eterna:
Señor nuestro y Dios nuestro,
Satanás desea tanto engañarnos y hacernos creer que ya somos inmortales, para que de esa manera no sintamos nuestra necesidad de ser salvos en Jesucristo.
Afortunadamente, nos has dado Tu Palabra para que Sus enseñanzas nos guien y aprendamos que sólo Tú eres inmortal.
Por eso venimos a Tí, Padre, para pedirte nos concedas la vida eterna, que está en Cristo.
Estas cosas pedimos en Su nombre.
Amén. 


Examen para la Lección 14

 
  1. De acuerdo a la Primera Epístola de Pablo a los Tesalonicenses, el ser humano está compuesto de todas las siguientes partes, excepto una de ellas. ¿Cuál es?
    El cuerpo.
    El espíritu.
    El ego.
    El alma.
  2. La Biblia dice en varias ocasiones que el cuerpo fue tomado de la tierra. Entre otros, dice en el libro de los Salmos: «Él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos Y el libro de Génesis dice: «He comenzado a hablar con mi Señor, a pesar de que soy y
  3. El espíritu es la fuente de vida y energía de todos los seres vivientes. ¿Qué expresión se utiliza también en la Biblia refiriéndose al espíritu?
    «El corazón.»
    «El aliento.»
    «La luz.»
    «El alma.»
  4. El libro de Génesis describe la unión del cuerpo y el espíritu: «Entonces Jehovah Dios formó al hombre del de la tierra. Sopló en su nariz de vida, y el hombre llegó a ser un viviente.» Y la Primera Epístola de Pablo a los Corintios relata el mismo acontecimiento, diciendo: «El primer hombre Adán llegó a ser un viviente.»
  5. El libro de los Salmos explica lo que sucede cuando el espíritu abandona el cuerpo: «Les quitas el , y dejan de . Así vuelven a ser
  6. De acuerdo a la Palabra de Dios, ¿dónde va el espíritu cuando abandona el cuerpo?
    Va al infierno, si el difunto ha sido malo.
    Vigila sobre la familia del difunto.
    Divaga por el cosmo.
    Vuelve a Dios quien lo dió.
  7. De acuerdo a la Palabra de Dios, ¿qué le pasa al alma, cuando el espíritu abandona el cuerpo?
    El alma deja de ser.
    El alma va al cielo o al infierno.
    El alma se reencarna en otro cuerpo.
    El alma vela sobre la familia del difunto.
  8. El libro de Ezequiel claramente demuestra que el alma de todos los hombres es mortal, no importa si ha sido buena o mala: «¿Habéis de profanarme (...) las almas que no deben , y dando a las almas que no deben
  9. De acuerdo a la Primera Epístola de Pablo a Timoteo, ¿quién tiene inmortalidad? (Marque todas las respuestas correctas.)
    Dios.
    Satanás.
    Los hombres.
    Todos los seres vivientes, incluyendo los animales.
  10. La Primera Epístola de Juan dice cómo podemos obtener la inmortalidad: «Éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida , y esta vida está en Su . El que tiene al tiene la vida; el que no tiene al de Dios no tiene la vida.»
Su nombre:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada